+34 639880264 info@koira.es
Cómo premiar durante una sesión de entrenamiento

Para entrenar con tu perro, lo mejor es realizar el adiestramiento con motivadores. Estos pueden ser el juego, la comida o simplemente afecto (lo más difícil).

Lo ideal es ir premiando alternativamente con uno y otro, para que así el perro esté motivado en todo momento, no sabiendo que premio recibirá a continuación.

Lo mejor es dividir la sesión de entrenamiento en varias repeticiones, entregando al final de las mismas el premio del juego, permitiendo al perro descansar mientras jugamos, de esa forma desconecta del adiestramiento y descarga estrés.

Para los premios recomiendo que el premio sea semi-húmedo, para que facilite su masticación y de tamaño pequeño, puesto que lo que queremos es premiarle y no cebarlo.

Para el juego, podemos utilizar los mordedores de nylon o rellenables o las pelotas con asa, de esa forma podemos controlar el juego, su inicio y su fin, y participar del mismo.

Cómo premios recomiendo la variedad, puesto que los perros, al igual que nosotros, de recibir siempre el mismo premio, aunque le guste mucho, también se cansan. (por mucho que me gusten los macarrones, si los comiera todos los días, ya no sería un premio, y me cansaría de ellos).

Por ello recomiendo tener una variedad de premios a mano e ir alternándolos, dentro de una misma sesión de adiestramiento, o en diferentes sesiones.

Ejemplo:

Premios “que le gusten” (si no le gusta no es un premio, se ha de volver loco por el snack): salchichas (económicas, pero hay perros que les sientan mal), queso, hígado (lo cocemos, lo congelamos, y luego lo troceamos en cuadraditos, quedando semi-seco), jamón de pavo o pollo, taquitos de panceta, pienso semi-humedo (natural menú), snack para perros.

Las galletas de perro no las recomiendo puesto que suelen ser muy secas, y el perro necesita beber para poder tragarlas más. Sin embargo con los premios semí-húmedos, le aportamos a la vez un premio con agua.

En una misma sesión de adiestramiento podemos mezclar 2 o 3 tipos de premio, de forma que al azar cada vez le demos uno distinto, pero siempre tiene el olor del que más le guste, y nunca sabe cuando le caerá ese.

En la siguiente sesión de adiestramiento podemos variar los premios. Cada sesión de adiestramiento se compone de 2-3 secuencias de máximo 10-15 repeticiones. Lo que podemos hacer para no pasarnos de tiempo, es prepararnos los premios necesarios para cada serie, con 2-5 más por si acaso (es decir 20 premios) y así controlamos en tiempo de entrenamiento.

Al final de cada serie lo podemos premiar con juego, y cuando terminemos de jugar con el perro, continuamos con las siguiente serie.

Para finalizar las sesiones liberamos al perro con un BINGO, lanzándole 5 premios al suelo para que busque. Con ello conseguimos no sólo que tenga un buen recuerdo final del entrenamiento, sino que además libere el estrés generado.

Yo después de esto suelo jugar con él 5 minutos, al fin y al cabo el juego y el tiempo compartido conmigo debería de ser el mejor premio

En total, habremos invertido 20-30 minutos en el entrenamiento, pero el perro a trabajado, se ha cansado, se ha divertido y si lo hemos hecho bien, nosotros también nos habremos divertido, y querremos, tanto él como nosotros que llegue la siguiente sesión de adiestramiento.

TENED CUIDADO. Más vale quedarse con ganas de más, que saturarlo, por lo que si estás pensando en si continuas el entrenamiento o lo dejás, es momento de dejarlo, continua pasado un rato o por la tarde.

Y recuerda:

A la hora de entrenar

  • Nunca entrenar cuando estés cansado, enfermo o apático.
  • No entrenar con el perro cansado, enfermo, ápatico o incluso en celo. (a tí hay días que tampoco te apetece, si lo fuerzas, lo único que conseguiras será frustrarlo y frustrarte).
  • Empieza siempre los entrenamientos en una zona con pocas distracciones, una habitación en tu casa.
  • Cuando inicies los entrenamientos, sigue siempre los mismos rituales. El perro aprenderá lo que viene a continuación y comenzará a centrarse. Ejemplo: despejar la habitación de sillas y mesas, sacar el tapper con los premios, trocearlos, ponerte la riñonera, etc…)
  • Y ten en cuenta que el entrenamiento es para divertirse, los dos. Sé constante y divertiros.

Si quieres aprender a Educar a tu perro, apúntate a nuestros cursos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest